VIVIENDO HISTORIAS
DESDE 1935

Atrevido, osado y aventurero. Así era el abuelo Honorat Gotanegra Marcó, quien en el año 1935, después de recorrer medio mundo para aprender la profesión de hotelero, volvió a Rosas lleno de experiencias para abrir su propio negocio: un hotel en la playa, a tocar del agua, desde donde se pudiera contemplar, desde la habitación, el vaivén del Mediterráneo.

El afán de mejorar día tras día, hacía que el abuelo Honorat se esforzara para ofrecer el mejor pollo con langosta, la especialidad de la casa entonces, y sorprender a los invitados con productos locales. La atmósfera familiar y un servicio atento, que se preocupó por los gustos de los clientes, convirtieron la visita al Hotel Terraza en una experiencia que pronto se quisiera repetir.

Las ganas de innovar, emprender y transgredir fueron los valores que pasaron de abuelos a padres y de padres a hijos. Y así, con la misma ilusión y empuje, la familia sigue apostando por el sector turístico, superando las expectativas y añadiendo gusto, innovación y compromiso con la localidad de Roses, a fin de ofrecer un servicio de calidad a sus invitados.

Este sitio web utiliza cookies técnicas propias y de terceros para poder ofrecerle una mejor navegación y recordar sus preferencias, y en ningún caso para fines publicitarios. Si continua navegando está aceptando nuestra política de cookies. Puede consultar más sobre las cookies en este enlace